Tarimas laminadas para locales comerciales

Tarimas laminadas para locales comerciales

Las tarimas laminadas pueden ser una solución en muchos casos por varios factores: sus versátiles acabados, su alta durabilidad y el poco mantenimiento que requieren.

Sin embargo, cuando las tarimas laminadas van a estar en locales comerciales y no en el hogar, deben ser un tanto diferentes.

Esto sucede porque un comercio o un local comercial suele tener un tráfico de personas más amplio que en el hogar, por lo que la tarima laminada debe ser más resistente para soportar el paso de las personas sin que se vea alterada su calidad.

TARIMAS LAMINADAS: CARACTERISTICAS

Una tarima laminada para un local comercial debe tener ciertas características para que resulte de utilidad.

  • Luz solar. Una tarima laminada para un local comercial debe soportar la incidencia del sol de manera directa, ya que es posible que el local reciba el impacto de los rayos solares durante varias horas del día y esto no debe provocar modificaciones.
  • Limpieza. La limpieza de la tarima laminada debe poder ser muy básica. Lo ideal es que con un aspirado sea suficiente. Si existe presencia de manchas, la tarima laminada debe poder limpiarse con un trapo humedecido en un poco de agua.
  • Temperatura. En general, las tarimas laminadas suelen soportar bien los cambios de temperatura. Una temperatura ambiente promedio de unos veinte grados puede ser suficiente para alargar la vida útil de la tarima laminada aún más.
  • Decoración. Cuando el destino de la tarima laminada es de un local comercial, toma más importancia aún qué sea decorativa. Como se trata de crear ambientes agradables al público, la tarima laminada debe tener un acabado que combine con la decoración.

LA EVOLUCION DE LAS TARIMAS

Hasta hace unos pocos años, instalar una tarima equivalía a instalar madera natural. En el caso de las tiendas y locales comerciales, se convertía en una opción arriesgada optar por la madera, por la delicadeza del material y su poca tolerancia a aguantar el alto tráfico de personas, sin llegar a dañarse.

Por supuesto que los suelos de madera pueden durar muchos años, pero siempre requieren un trabajo de restauración cada cierto tiempo, además del mantenimiento constante para que permanezca en óptimas condiciones. En definitiva, una tarima de madera no es una buena opción para un local comercial.

Pero los últimos años han traído adelantos tecnológicos en todas las áreas y los suelos también se han beneficiado de ello, un ejemplo de ello son las tarimas laminadas realizadas en materiales más resistentes y con mucha mayor capacidad para soportar el desgaste propio de un local comercial.

Además, los materiales con los que se hacen las tarimas laminadas permiten no sólo unos suelos muy estéticos y versátiles, sino que su mantenimiento sea mínimo y no pierdan sus condiciones a lo largo del tiempo.

OTROS MATERIALES DE LAS TARIMAS

Es precisamente la experimentación con diversos materiales lo que permite que surjan nuevas soluciones para necesidades de mayor tráfico. Es el caso de los suelos vinílicos, este tipo de suelo es sintético igualmente, pero resiste con mayor fuerza los embates de una gran afluencia de personas al local sin que esto le haga perder sus condiciones.

Las tarimas laminadas vinílicas suelen tener una gran resistencia a los rayones y a la humedad. En ocasiones y dependiendo del fabricante, pueden ser totalmente resistentes al agua. En todo caso, la recomendación es que los laminados que se instalen en un local comercial o en una tienda sean de clase alta, ya que esto garantizará la durabilidad del mismo.

También dependerá del tipo de local comercial o negocio la elección del material para la tarima. Por ejemplo, para locales como cafeterías, restaurantes y otros similares, una tarima vinílica con alta resistencia a la humedad será perfecta.

Igualmente, en tiendas que tengan un tráfico muy alto de personas, será necesario también contar con materiales de mucha resistencia y calidad. En el caso de oficinas y despachos que no tengan tanto volumen de público, igualmente los laminados deben ser de buena calidad y con resistencia al desgaste, aunque ya la resistencia completa a la humedad no será tan importante como en una cafetería.

Inversión en tarimas laminadas

Es muy posible que un suelo laminado no sea una opción económica a simple vista. Sin embargo, al correr el tiempo y no requerir de ningún mantenimiento ni cuidado especial, sus ventajas se harán cada vez más patentes.

Solo tendrás que consultarnos aquí.