Tipos de madera utilizadas para hacer tarimas

Tipos de madera utilizadas para hacer tarimas

En los últimos años, las tarimas flotantes de madera es uno de los suelos más elegidos en los hogares. La facilidad de colocación y la rapidez con la que podemos comenzar a transitar por ella, la convierte en una superficie muy valorada por los clientes.

La presencia de madera puede transformar los espacios por completo, brindando calidez, elegancia y estilo a cualquier estancia. Te contamos aquí de qué se trata este material tan preciado combinado con una tarima.

EN QUE CONSISTE UNA TARIMA DE MADERA

Se trata de un suelo cuyo grosor oscila entre los 18 y 23 milímetros, compuesto por tablas de madera más largas que anchas.

Las maderas más empleadas para la fabricación de tarimas son el roble, el castaño, el haya, el eucalipto y el fresno. También se utilizan maderas importadas como el roble americano, la madera de pino amarillo del Sur, la madera de jatoba, cumarú, de elondo y de doussié.

El concepto tarima hace referencia a que esta superficie suele instalarse sobre algún sistema de nivelación del pavimento. Las piezas son más grandes comparadas con las del parqué, listonadas sin formar dibujos, sino en un mismo sentido.

En algunos casos se colocan sobre rastreles, una especie de estructura de madera que se utiliza bajo las tarimas cuando el suelo tiene desniveles y que permite instalar la tarima de manera uniforme.

FUNCION DE LAS CAPAS DE MADERA DE UNA TARIMA

Las tarimas flotantes de madera se caracterizan por tener una superficie con varias capas pegadas entre sí. Generalmente son tres capas, colocadas una encima de la otra.

La primera capa comenzando desde arriba es la capa noble de madera natural. Es la más importante de la tarima y su función es la de dar resistencia para protegerla de posibles rayaduras o golpes. Cuando se desgasta, se puede lijar y barnizar para que quede como el primer día.

Las capas inferiores a la capa noble suelen ser de abeto, pino o abedul. Su función es la de dar consistencia a la madera noble y mayor aislamiento.

Las capas inferiores llevan unas juntas de dilatación. Esto permite que una vez instalada, la tabla o tablón de tarima dilate y encoja lo menos posible.

LA DUREZA DE LA MADERA DE LAS TARIMAS FLOTANTES

Como término técnico, la dureza hace referencia a la resistencia de la penetración de un material por otro.

Para las tarimas de madera, empleamos el método Monnin que clasifica las maderas por su nivel de dureza.

Otro aspecto a considerar es que la madera no tiene la misma dureza en todas sus secciones.

En general, la zona central del tronco siempre es más dura comparada con el área exterior. La humedad o el corte de la madera también influyen en esto.

Algo importante que no debes confundir es la dureza de la madera con la resistencia a los golpes y las rayaduras. Esto depende más del barniz que se utilice en los acabados de la tarima.

tipos-madera-para-hacer-tarimas-1

En este contexto, el término dureza refiere a la resistencia de la primera capa de la tarima. Esta debe ser fuerte para el tráfico diario de las personas y soportar raspaduras.

Las durezas se rigen por normativa en revestimiento de suelos.

A su vez, el grado de dureza de una tarima se determina a través del método de lijado basado en vueltas o ciclos. A mayor cantidad de vueltas de lijado de la capa, mayor será su resistencia.

Otro elemento importante es la densidad de la tarima que se encuentra en la tercera capa. Su composición de aglomerados y madera puede variar en grosor.

A mayor densidad, mayor firmeza tendrá la tarima y menor posibilidad que se vea afectada por los cambios de temperatura.

En esta tercera capa se encuentra el sistema de anclaje. Cuanto más densa sea esta capa, mejor será la calidad del acabado en la unión de las juntas.

La capa noble de las tarimas de madera

A la hora de ser acuchillada la madera, se quita una lámina superficial a la capa noble y luego se barniza. Para este tipo de tarimas se suele utilizar barniz ultravioleta que la protege de los rayos solares.

La practicidad que ofrecen las tarimas flotantes es que una vez instaladas, se puede transitar al instante.

¿QUE USO PIENSAS DAR A TU TARIMA FLOTANTE DE MADERA?

Antes de escoger una tarima, tienes que saber el uso que le vas a dar. No es lo mismo un uso familiar, que uno comercial o de oficina.

El tráfico puede ser moderado, normal o intenso. A partir de esta información, podrás escoger el material y la dureza de madera que garantice una larga vida útil para tu suelo.

Invertir en una buena tarima es sinónimo de calidad y larga vida. Recuerda consultar con expertos en el tema para poder escoger la tarima de madera flotante más adecuada para tu vivienda.