Confía en las tarimas laminadas, tipos y características

Confía en las tarimas laminadas, tipos y características

Cuando se trata de decoración de interiores o exteriores los suelos se convierten en auténticos protagonistas.

Elegir el tipo de revestimiento para una terraza, un salón o una habitación puede convertirse en una ardua tarea, no solo por escoger el estilo o color, sino que también existen otros factores que determinan si podemos instalarlo o no en determinadas estancias.

Si estás pensando en renovar tu vivienda y no sabes qué tipo de suelo elegir, contacta con nosotros aquí y te contaremos cuáles son las ventajas de escoger las tarimas laminadas.

QUE SON LAS TARIMAS LAMINADAS

Los suelos laminados se han convertido en una de las mejores opciones para decorar el pavimento de tu hogar debido a su belleza, bajo costo y versatilidad.

Las tarimas laminadas son un tipo de pavimento resistente a los golpes que está conformado por 4 capas de resina y madera.

Su primera capa está fabricada con fibras de madera unidas con resina; la segunda capa evita que los tableros se deformen y permite estabilizarlos; la tercera capa está compuesta por un papel decorativo que le da estilo, color y textura a la tabla; la cuarta y última capa es transparente y su función es proteger al suelo de diferentes agentes corrosivos.

Asimismo, los suelos laminados son fabricados con diferente espesor que van desde 7 mm, hasta 12 mm de grosor. Este tipo de suelo suele ser más económico que las tarimas de madera natural.

Del mismo modo, el mantenimiento de este tipo de superficie es sencillo. Las tarimas laminadas son una excelente opción si deseas darle un aspecto natural a cada rincón de tu hogar.

La instalación tipo de pavimento es sencilla, es de tipo flotante, es decir, que las tablas van unidas unas con otras mediante el sistema click, no necesitan de pegamento ni adhesivos para fijarlas.

TIPOS DE TARIMAS LAMINADAS

Antes de decidirte por algún tipo de tarima laminada, es fundamental tomar en cuenta la idoneidad del producto. En el mercado se pueden encontrar diferentes precios, calidades, colores y tamaños, todo va en función de la resistencia.

Respecto a la calidad, la normativa UNE-EN 17368:2020 clasifica los suelos laminados en :

Uso residencial:

  • Clase 21: para uso moderado.
  • Clase 22: uso general.
  • Clase 23: para uso intenso.

Uso comercial:

  • Clase 31: uso moderado.
  • Clase 32: para uso normal.
  • Clase 33: uso intensivo.
  • Clase 34: para uso industrial moderado.

Esto no quiere decir que si vas a elegir un pavimento para tu hogar, no puedas escoger el de uso comercial, al contrario, los suelos más aptos para cualquier superficie son los de uso comercial.

tarimas-laminadas-2

Por otra parte, los suelos laminados también son clasificados según su resistencia a las rozaduras y abrasión. La norma EN 13329 los divide según su idoneidad en:

Uso residencial:

  • AC1: para ambientes de poco tránsito. Ideal para dormitorios.
  • AC2: para estancias con tránsito moderado. Ideales para comedores.
  • AC3: para espacios con tales como recibidores y salones

Uso comercial:

  • AC4: recomendados para áreas comerciales con tránsito general, tales como tiendas, oficinas, o cafeterías.
  • AC5: para uso en espacios con un tránsito medio y alto, tales como, museos, tiendas de ropa, escuelas y restaurantes.
  • AC6: apropiados para superficies con un tránsito intenso, tales como, oficinas gubernamentales abiertas al público, supermercados y terminales de aeropuerto.

Sin duda alguna cuanto más alta es su clasificación, tanto su precio como su calidad aumentarán.

También existen modelos de suelos laminados hidrófugo e ignífugo. Las tarimas laminadas hidrófugas están fabricadas con un revestimiento químico que las hace resistentes al agua.

Y los suelos ignífugos son confeccionados para tener resistencia al fuego, lo que te permite contemplar las diferentes opciones para cualquier tipo de estancia.

COMO MANTENER TARIMAS LAMINADAS

Las tarimas laminadas tienen una larga vida útil, en especial si se les realiza el mantenimiento y limpieza de manera adecuada.

Para que el suelo laminado luzca como nuevo, sigue las siguientes indicaciones de cuidado:

  • Limpia la tarima laminada con productos especializados para ese material.
  • Asegúrate de que al limpiar el suelo el paño esté ligeramente humedecido.
  • En las zonas de mucho tránsito, especialmente a las propensas a la suciedad y desgaste, es recomendable protegerlas con tapetes.
  • Es recomendable colocar almohadillas en las patas de los muebles con el fin de evitar los arañazos en el suelo.