Tarima de piscinas: cuidados beneficiosos

Tarima de piscinas: cuidados beneficiosos

Las tarimas que se instalan en las piscinas cuentan con una serie de características que siempre deberán ser tenidas en cuenta.

Desde Parquecite, no solo nos encargamos de diseñar e instalar este tipo de tarimas, sino que también nos gustaría que se cuidasen tal y como se merecen.

La tarima requiere de cuidados variados, desde simples hasta especiales, por lo que queremos contarte algunos consejos para que tu tarima se mantenga, no solo durante el verano, sino durante todo el año.

TARIMAS DE PISCINA: CUIDADOS QUE REQUIERE

No todas las tarimas de piscina requieren de los mismos cuidados, de hecho existen dos tipos de tarimas, como son las tarimas tecnológicas que no requieren de mantenimiento, como son las siguientes.

Y por otro lado, las tarimas de exterior IPE que si requieren de mantenimiento anual, que a continuación detallamos.

Las tarimas de piscina sufren mucho las inclemencias climáticas (lluvia, viento, temperatura, etc.) como así también los del uso durante la temporada de verano (bebidas que se derraman, golpes abruptos, comida, etc.), de forma que se deterioran y envejecen de forma prematura.

COMO CUIDAR LAS TARIMAS DE LAS PISCINAS

Si quieres instalar o ya tienes instalada una tarima de piscina, entonces sabes que es la mejor opción tanto por el lado estético, como por el práctico.

De igual forma, una tarima tiene como ventaja que no se astilla, es sencilla de limpiar, y es antideslizante.

Para maximizar estos beneficios, el mejor consejo que puedes seguir es el siguiente:

  1. Coloca protector de madera: no es necesario que lo hagas demasiadas veces, sino que haciéndolo una vez en verano y otra en invierno, ya cuidas la humedad de la tarima. Hacerlo en esas épocas del año es vital para conservarla en buen estado, debido a las temperaturas extremas.
  2. Hidrata la tarima: durante el verano se recomienda que mojes la tarima, pero siempre teniendo en cuenta que debes hacerlo durante las horas en que el sol no es tan fuerte, es decir, durante la mañana o la tarde.
  3. Durante el invierno, levanta las tapas de registro y desagüe, de esta manera, puedes airear y ventilar la parte inferior de la tarima y también el rastrel.
  4. Al lavar la tarima, hazlo con jabón para madera o con un de pH neutro.
  5. La limpieza de los desagües es vital, hazlo de forma habitual para que se evacue el agua y no quede retenida. Los charcos de agua que se forman bajo la tarima, pueden causar un mal funcionamiento y que se estropee la madera a largo plazo (hinchazón, pérdida del brillo, etc.)

Este tipo de consejos son los esenciales para el mantenimiento de tarimas de piscina no solo durante el verano, sino durante el invierno, pero ¿qué sucede con los cuidados especiales?

Cuidados especiales

Ciertas situaciones que parecen imposibles y que requieren que la tarima necesite cuidados especiales. Por ejemplo, si tu tarima sufre debido a la caída de un objeto pesado o similar, la superficie puede terminar dañada y con astillas.

Otra de las situaciones que requiere cuidados especiales es cuando las condiciones ambientales generan decoloración y hasta micro fisuras.  Para “pelear” con estos problemas, lo mejor es prevenir mediante la humectación de la madera, pero si ya se ven los efectos de este problema, entonces deberás colocar una cantidad necesaria de protector de madera en la zona, después de lijar.

Obviamente, tienes que tener en cuenta el tipo de madera que hayas utilizado, puede generar problemas diferentes. Es así que, por ejemplo, las maderas tropicales soportan más la humedad, pero en zonas con clima seco, pueden terminar rajándose y arruinándose. Las maderas tropicales, son sumamente duras y requieren de un tratamiento riguroso y especial con protector de madera para mantenerla hidratada y sin quebraduras.

Muchos de los problemas que aparecen al tiempo de colocar la tarima suceden debido a problemas durante la instalación o la elección de la madera, por esto, contar con profesionales de tarimas de confianza, como lo somos en Parquecite.